Economía baja en carbono y riesgos financieros

En este post ya avancé la importancia del sector financiero en la consecución de una economía baja en carbono.

Sin embargo, parece que el sector financiero y, por ende, el sector industrial siguen apostando los combustibles fósiles. Uno se pregunta cómo puede ser esto posible ante las constantes noticias de desprendimientos de glaciares, extinción de especies y episodios de contaminación atmosférica. La economía baja en carbono es una necesidad, pero resiste a implantarse, ¿por qué? Tras estudiar un poco el tema, pueden extraerse algunas conclusiones de interés.

economía baja en carbono

Los combustibles fósiles han sido siempre una inversión segura

Y cómo no iban a serlo. Combustible doméstico e industrial, carburante para vehículos (terrestres, marítimos y aéreos) y como materia prima básica para la industria petroquímica. Pensad en la aventura de Tintín en el País del Oro Negro.

El sector financiero y bancario, actuando por criterios de rentabilidad a realizado inversiones a largo plazo durante décadas. De este modo se ha condicionado la economía y sistema productivo actual basados en el carbón y petróleo.

economía baja en carbono

La rentabilidad de las inversiones en el petróleo y el carbón se ve amenazada por el objetivo menos 2ºC

Según la Carbon Tracker, existen inversiones hasta 2025 de más de US $1 billones invertidos en combustibles fósiles. Una política de restricción de carbono amenaza con devaluar los activos y convertirlos en stranded assets.

De ahí que la economía actual siga estancada en un modelo anticuado. En un momento en el que la tendencia hacia una economía verde deviene necesaria, el mercado financiero sigue apostando por una economía que permite la emisión de gases efecto invernadero y actividades económicas con riesgo ambiental.

economía baja en carbonoEl sector financiero juega un papel muy importante en la consecución de una economía sostenible

Veamos los datos. El sector financiero no se ha preocupado nunca del impacto ambiental de las inversiones. La descarbonización de la economía no avanza por falta de inversión. Conclusión, las decisiones de inversiones deben guiarse introduciendo la variable climática.

También el sector bancario puede ayudar en la economía sostenible mediante las políticas de concesión de crédito a PYMES. Por ejemplo, ofreciendo condiciones especiales a empresas que se sometan a una auditoría ambiental.

El único riesgo financiero de la economía verde es la devaluación de las inversiones ya realizadas en petróleo y carbón.

Nos encontramos en un punto previo al no retorno. No existe ninguna inversión que pueda rentabilizar la destrucción los ecosistemas. La transición hacia una economía verde debe es ya un imperativo; y debe avanzar desde todos los sectores.

 


Gracias por tu atención!