Justicia tardía no es Justicia

Cuando la Justicia es tardía se entorpece su fin.

La revista Economist&Jurist dedicó el número de Abril a «Métodos utilizados para conseguir la dilación de los procedimientos». Me reservo mi opinión sobre si es correcto o no promover el colapso en la Justicia. Simplemente os dejo los datos para que vosotros os forméis vuestra propia opinión.

 

1. Una de las preguntas que hace siempre un cliente en la primera reunión es “¿Cuánto va a durar esto?”

Cuando te hacen esta pregunta, uno responde tan naturalmente “por lo menos un año, año y medio” (en el mejor de los casos). A los profesionales nos parece un plazo razonable, pero no lo es en absoluto. Los motivos que llevan a un ciudadano a iniciar un procedimiento judicial no se quedan en standby mientras dura el procedimiento, en muchas ocasiones se agravan, además de la ansiedad personal que puede provocar el hecho de verse involucrado en un procedimiento judicial.

2. En España tenemos uno de los mayores índices de expedientes judiciales abiertos. En el año 2014 se iniciaron 8.653.160 asuntos, quedando a final de año 2.562.153 expedientes por resolver.

La duración del procedimiento la determinan muchos factores: facilidad de notificación a las partes, carga del juzgado y, sobre todo, la actitud de los letrados durante el proceso.

En estos artículos se dan consejos tales como

  • Reiteración de recursos contra todas las resoluciones de trámite
  • Multiplicación de incidentes innecesarios
  • Práctica de prueba innecesaria (o recurrir la inadmisión)
  • Incomparecencia de testigos

El Código Deontológico de la Abogacía ordena a los abogados en su artículo 11.1.e): Contribuir a la diligente tramitación de los asuntos que se le encomienden y de los procedimientos en los que intervenga.

A la vista de este deber de los abogados, puedo afirmar que el planteamiento de la revista “Métodos utilizados para conseguir la dilación de los procedimientos” son contrarios al correcto ejercicio de la profesión.

Lo único que se puede conseguir con una dilación del procedimiento es

  • alargar la espera
  • agravar la situación personal de las partes (psíquica o económicamente)
  • que se impute la dilación al cliente en contra de sus intereses
  • entorpecer el sistema judicial.

Por suerte, algunos autores que han colaborado en estos artículos han preferido insistir en que las dilaciones en un procedimiento no son beneficiosas para ninguna de las partes.

Animo a los editores de la revista Economist&Jurist a que sean conscientes de la repercusión que tienen sus ediciones y vean la necesidad de promover un ejercicio ético de la profesión.

Justicia tardía no es Justicia

 

Fuentes:

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar un proceso declarativo civil?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar un proceso penal?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar un proceso laboral?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar un proceso contencioso administrativo?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una inspección fiscal?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia civil?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia penal?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia laboral?

¿Qué debe hacer un abogado que quiere dilatar la ejecución de una sentencia contencioso administrativa?

Informe estadístico del Consejo General del Poder Judicial

 


 

Gracias por tu atención!