Two to 2020, let’s go!

Quedan tan sólo dos años para el 2020. La importancia de esta fecha viene dada por la necesidad de un cambio.

Científicos como Johan Rockström han estudiado cómo el mantenimiento del sistema medioambiental durante los últimos 10.000 años ha permitido el desarrollo de la humanidad. Sin embargo, han alertado ya de los límites de los recursos naturales y de la necesidad de controlar su aprovechamiento para evitar daños irreversibles. Conscientes de esta necesidad, la ONU adoptó el Programa Agenda 21. La Unión Europea adoptó por su parte un plan de actuación medioambiental hasta el 2020 para, de cara al 2050, conseguir una economía hipocarbónica y un desarrollo sostenible.

2020Hoja de ruta

Mediante los objetivos establecidos para el 2020, se espera realizar en dos años un primer análisis de la eficacia de las medidas adoptadas. En resumen, podremos concluir si la política europea es suficiente o deben adoptarse medidas más exigentes.

La principal línea de actuación para dentro de dos años es la protección de los ecosistemas y la reducción de la contaminación

  • Detenimiento de la pérdida de biodiversidad y restauración del 15% de los ecosistemas dañados
  • Detener el impacto en las aguas marinas, costeras y dulces
  • Reducir la contaminación atmosférica

Un repaso

El 2017 ha sido un año difícil. Los incendios de Galicia, la escasez de lluvia y los episodios de contaminación atmosférica en noviembre en ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla o Valladolid.

Estos episodios han servido para adoptar algunas medidas como restricciones al tráfico de vehículos. La Generalitat de Catalunya ha activado un Protocolo de actuación en caso de contaminación atmosférica, pero sólo para aquellos casos de elevada contaminación. Se trata de una actuación, cuanto menos, tardía y sólo se aplica en casos de gravedad. Este Protocolo hace años que debiera haberse aplicado. De esta forma ahora ya podríamos realizar actuaciones tendentes a reducir en todo momento la contaminación.

Aunque los episodios del año pasado se han presentado como algo esporádico, lo cierto es que la calidad del aire está afectando a salud de las personas. Algunos estudios médicos así lo indican.

2020

En este enlace podéis ver la contaminación atmosférica de Europa a tiempo real. Veréis que algunos países europeos gozan de buena calidad del aire. Sin embargo, España suele tener las grandes ciudades marcadas de amarillo. Unos dirán que se debe a factores geológicos y climáticos. Otros a la fama que precede a nuestro país de aplicar la normativa europea con cierto retraso. Seguramente la verdad está en el punto medio.

Sin embargo, los factores geológicos y climáticos no deben entorpecer la adopción de medidas de prevención. El 2020 está a la vuelta de la esquina y aún queda camino por recorrer.

Objetivos para el 2018

Sin ser alarmistas, creo necesaria la adopción de medidas efectivas encaminadas a la reducción de la contaminación. El momento de frenar la producción de contaminación ya es pasado.

La política medioambiental española debe tender ahora hacia restricciones de tráfico rodado en los centros urbanos de las ciudades. Obligatoriedad del reciclaje a todas las empresas y zonas residenciales. El fomento real de las energías eléctricas, eliminando cualquier traba económica para su aprovechamiento por particulares. La carga fiscal a empresas que no adopten medidas de prevención. Son sólo algunas ideas que se están aplicando ya en algunos países.

Pero no todo se limita a la adopción de políticas medioambientales. El cambio de patrones en la conducta social puede suponer un gran beneficio para todos. Algo tan sencillo como el reciclaje doméstico puede llevar a noticias como la de Noruega y Suecia, que ya no producen basura.

Iniciativas sociales, como Alargaescencia como oposición a la obsolescencia programada, pueden ayudar a alcanzar los objetivos marcados para el 2020.

En definitiva, no se trata tan sólo de legislación, sino de tomar consciencia del actual reto de la humanidad: evitar la degradación ambiental irreversible. Tempus fugit y todos debemos colaborar.


 

Comparte si te ha gustado!